Etiquetas

Volver a empezar.. otra vez..

Volver a empezar.. otra vez..

Hay canciones, muchas de anuncios, que nos evocan determinadas épocas del año, también recuerdos.

Estos días comienza el nuevo curso escolar y me vienen a la cabeza aquellas campañas de Juventudes Socialistas con reivindicaciones “escolares”, en las puertas de los coles: Los Libros de Texto Gratis, los portátiles para los alumnos…

Me he decidido a analizar algunos puntos sobre la importancia de la educación en nuestra sociedad y en estos momentos económicos, contrastando el modelo socialista que aplicamos donde gobernamos con el del PP en mi Región. No hay color. Espero que os guste:

La respuesta está en la educación.

El comienzo del curso escolar es una buena oportunidad para analizar la situación de nuestro sistema educativo. La educación es el eje de la igualdad de oportunidades, la garantía de un futuro próspero para nuestra sociedad. Es, sin duda, la mejor inversión de futuro para el progreso y la competitividad, también para la libertad de la ciudadanía. Eso lo tiene meridianamente claro el Gobierno de Zapatero que ha aumentando, año tras año, la inversión en educación (incluidos los últimos de mayor dificultad económica). Suele decir el Ministro Gabilondo que «si invertir en educación puede ser costoso, no hacerlo sale mucho más caro». Como ejemplo, para este curso se destinarán más de 1.200 millones de euros a la convocatoria de becas, un 3,5 por ciento más que el curso anterior; casi un 60% de los alumnos universitarios obtendrán ayudas para la matrícula.

El Gobierno español está abordando, con el resto de países europeos, el plan de austeridad y reducción del déficit que ya está dando resultados. Esto incluye, entre otras medidas, seguir reduciendo en 2011 el presupuesto de los Ministerios en un 15% de media. Sin embargo, en coherencia, Zapatero ya ha anunciado que se mantienen las inversiones de educación, investigación, desarrollo e innovación. El rumbo está claro, reducción del déficit y apuesta firme por estas áreas para posibilitar el futuro sostenible y competitivo que nuestra sociedad necesita.

Una de las oportunidades que nos ofrecen la dura situación económica que vivimos es que la ciudadanía mira ahora, mucho más, hacia la formación. Muchos de aquellos jóvenes que abandonaron el sistema educativo, demasiados en los últimos años en nuestra Región, ahora son parados con baja cualificación que contemplan las posibilidades que les ofrece la educación y la formación. El sistema educativo español ha alcanzado este año la mayor tasa de escolarización de toda su historia, 7.750.000 alumnos están cursando enseñanzas no universitarias y 8 de cada 10 jóvenes en España siguen estudiando tras acabar la enseñanza obligatoria, según un reciente informe de la OCDE. En nuestras universidades se ha disparado la demanda de plazas para este curso y la Formación Profesional vuelve a ser una opción.

Las competencias en materia educativa se transferían a las Comunidades Autónomas hace ya diez años, por cierto, cuando gobernaba Aznar. El estado, la salud de nuestra educación pública no es la misma que en otras regiones. No parece que sea el mejor camino para nuestra educación liderar las tasas de abandono y fracaso escolar del país. No parece que sea el mejor camino el de la masificación de las aulas y un sistema de enseñanza que no atiende a la demanda, ni en primaria o secundaria, FP, ni en centros de adultos. ¡Hasta en eso está superado el Gobierno de Valcárcel!. Con las tasas de crecimiento de paro y desempleo juvenil que sufre la Región de Murcia han dado lugar a que miles de jóvenes se hayan quedado sin plaza para acceder en este curso a los módulos de FP, un año más. Es intolerable esta falta de planificación educativa del gobierno del PP y esta falta de visión de las necesidades de nuestra Región.

Y como guinda en la política educativa, el rechazo del Gobierno de Valcárcel al proyecto escuela 2.0 con excusas y medias verdades; frenar la digitalización de las aulas y negar al alumnado un portátil y todo lo que conlleva el proyecto (formación, contenidos digitales, conectividad…) es dejar a los escolares murcianos en clara desventaja con el resto de españoles. No hay ningún motivo de peso para haber rechazado este gran proyecto que fue flexible para cada Comunidad Autónoma desde el primer día en su aplicación; es hora de dejar la demagogia a un lado, «hacernos trampas en el solitario» sólo perjudica a los murcianos.

Esa es la elección del Gobierno regional, del modelo de Valcárcel, no atender lo más importante que tenemos como sociedad, el capital humano: la educación y la formación de nuestra gente. Rechazar la modernidad y la calidad, las oportunidades de presente y futuro. En la educación está la clave del progreso, es el modo de garantizar el talento y la sociedad del conocimiento. Esa es la alternativa que nuestra Región necesita, una educación pública saludable, con una planificación seria, con mayor inversión y con programas reales para estar en la escuela del siglo XXI.

2 Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies