Etiquetas

redes ultrarrápidas Tag

En los últimos días hemos conocido que el PP ha presentado una iniciativa en el Senado por la cual se ampliará el numero de ciudades en donde la mayor empresa de telecomunicaciones del país no está obligada a compartir la red de fibra óptica con otros operadores a través de un precio regulado.

A través de esta iniciativa el Gobierno está favoreciendo el interés particular de una empresa en detrimento de la autoridad que vela por la competencia (la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

Es vergonzoso y algo propio de un partido antisistema este el intento de coacción del Partido Popular al órgano regulador. Demuestra que al Partido Popular no le importa pasar por encima de los organismos reguladores para beneficiar a grandes empresas frente al interés de la ciudadanía.

Rechazamos totalmente esta moción, no vamos a apoyarla. Rechazamos que el PP pervierta el papel del Senado y se dedique a atacar, desde él, la independencia de los organismos que defienden la competencia y los intereses de la ciudadanía. Esta moción es una falta de respeto al Parlamento español y a la independencia que se supone a un organismo regulador.

Esta nueva treta se suma al proceso de eliminación de los anteriores organismos de regulación especializados, entre ellos la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones, para crear la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que fue una cacicada en toda regla con el único objetivo de acabar con una verdadera política de control y regulación de la competencia.

No le parece suficiente al gobierno de Rajoy con haber dinamitado a los reguladores independientes mediante el despojo de sus competencias, de su capacidad de intervención y de sanción, subordinando la mayor parte de sus decisiones al gobierno, retomando un control propio de la etapa predemocrática; sino que además ahora trata de coaccionar las decisiones de la CNMC, por medio de esta moción.

Recordamos al PP que los socialistas hizimos un ejercicio de responsabilidad y de buen trabajo apoyando la reforma de la Ley General de Telecomunicaciones porque el PP renunció a su intención de implantar una España a dos velocidades en telecomunicaciones, donde el sector privado decidiera dónde llegaba la fibra y dónde no. Esta ley, gracias a las enmiendas del PSOE, se hizo social y al servicio del desarrollo de nuestra economía, como un sector transversal.

Una de nuestras líneas rojas para apoyar la reforma de la Ley General de Telecomunicaciones fue incluir la universalización del acceso a la red. Queríamos una banda ancha para todos y a precios asequibles, una sociedad de la información social e inclusiva. Lo conseguimos, este sector es clave para el futuro de nuestro país y la estabilidad en la legislación era importante para garantizar las inversiones y la creación de empleo. Ahora exigimos al Gobierno y al Partido Popular que se centren en cumplir la ley y garantizar en las fechas previstas el acceso a las redes ultrarrápidas a la ciudadanía.

Reclamo al Gobierno y al PP que retiren esta moción y dejen de denigrar a las instituciones democráticas de nuestro país.

No vamos a dar ni un paso atrás, ya les he advertido. PSOE va a combatir a quien pretende sacarnos del marco europeo para devolvernos a las peores prácticas, a las de países poco democráticos en los que las empresas afines a los gobiernos tienen regulaciones especiales. Que no cuente el PP con nosotros para este tipo de prácticas.

   

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies