Etiquetas

Pensiones: ni subida ni congelación, las bajan.

Pensiones: ni subida ni congelación, las bajan.

Pensiones: ni subida ni congelación, las bajan.

Con los ojos abiertos

Nada vale la palabra de Rajoy. En un año de gobierno al PP le quedaba tan solo una promesa importante por incumplir: las pensiones.

Prometieron a los pensionistas que las subirían, criticaron la congelación que supuso que todas se actualizaron en función del IPC y, además, las mínimas subieron un 1% adicional y ahora ellos las bajan, ya que ni se va a actualizar la pérdida por la subida del IPC. Es decir, los que ahora bajan las pensiones son los que pusieron el grito en el cielo en 2010 por la congelación, los mismos que ahora provocan una perdida en toda regla de poder adquisitivo. Es el resumen de otro engaño que han mantenido hasta hace una semana, lo han afirmado y reiterado durante las sucesivas campañas electorales, incluso hace poco llegaron a votar en el parlamento lo contrario que ahora aprueban. Sin escrúpulos para faltar a la palabra, a la verdad.

Hace un año prometían a la ciudadanía que la llegada de Rajoy al gobierno de la nación sería, por sí mismo, un punto de inflexión en la evolución de nuestra economía. Un mensaje que sirvió, junto a falsas promesas, para insuflar dosis de ilusión al electorado popular y que les aupó hasta la mayoría absoluta, pero tras un año se ha demostrado que para el conjunto de la sociedad, para el país, sirvió de poco. Tras doce meses la frustración de esa esperanza es patente: la investidura de Rajoy no supuso ningún revulsivo económico, más bien todo lo contrario. Y lo que es peor, cada semana, tras cada consejo de ministros que ha pasado, las condiciones de vida de la mayoría de españoles han ido a peor, con más paro, más desprotección social, menos derechos y más desmantelamiento de lo público.

No han puesto en marcha medidas para la reactivación económica, todo lo contrario. Han impulsado reformas que solo repercuten negativamente en el día a día de la ciudadanía. La reforma sanitaria ha acabado con la universalidad del sistema e instaura el copago de medicamentos a pensionistas, próximamente para todos en otras pruebas y servicios. Además, la ofensiva privatizadora del sistema de salud en las comunidades autónomas, con Madrid como cabecilla, convertirá la sanidad pública en un servicio donde no primará la salud de las personas, lo hará el beneficio empresarial. La reforma de la justicia ha puesto en pie de guerra a ciudadanía y a todo el sector profesional -poco identificado en su mayoría con opciones progresistas- contra la política de tasas de Gallardón que dificulta el acceso a la justicia para la mayoría de españoles. La reforma laboral tira por la borda derechos laborales y los mecanismos de defensa de los trabajadores, un retroceso intolerable. Los recortes en educación y la subida de las tasas dejarán fuera del sistema educativo y de formación a muchos jóvenes. No están dejando títere con cabeza, empeorando la vida de la mayoría de españoles, y, además, haciendo todo lo contrario de lo que decía su programa electoral.

La Región de Murcia y España necesitan una ofensiva contra la crisis distinta a la que se está planteando desde los gobiernos de nuestro país y también desde Europa. El déficit no es la causa de la crisis, sino que la caída de ingresos tras la llegada de la crisis provoca el déficit. Pensar que la situación se arreglará sólo “gastando únicamente lo que tenemos” es una falsedad, una excusa para aplicar medidas ideológicas que los socialistas nos comprometemos a revocar y reformar, con más ímpetu y energía que la que ellos están poniendo en desmantelarlo todo, en cuanto volvamos al gobierno.

El primer compromiso de nuestra alternativa como principal partido de la oposición es restablecer todo aquello que está destruyendo la derecha en tan poco tiempo. En el PSOE estamos trabajando en esa alternativa política y económica para garantizar el estado de bienestar, volver a generar riqueza y aportar a un sistema productivo más competitivo. Para eso el próximo año será clave, un año sin elecciones, con estabilidad y tiempo para abordar nuestros cambios y el “reformismo radical”, las ideas del nuevo proyecto que ofrecerle a la ciudadanía, y queremos hacerlo con todas las personas que quieran sumar. Lo vamos a hacer sin ansiedad pero sin descanso; la ansiedad nunca fue buena compañera, ni en la vida personal ni en política, no es tiempo de personalismos ni individualismos, la sociedad nos necesita más que nunca preparados, en eso estamos los socialistas de la Región de Murcia. Con constancia, trabajo y valentía. No vamos a parar hasta acercarnos a las personas que quieran sumar, contar, aportar y dar soluciones para nuestros pueblos, para nuestra tierra.

No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies