Etiquetas

No vamos a callar

11 Feb No vamos a callar

Os dejo mi último artículo de la Verdad, donde afirmo rotundamente que “No nos vamos a callar”. Cada día la situación es peor para las personas, desde la Reforma Laboral pasando por la sanidad y la educación hasta el ataque a los derechos y libertades.

Tenemos la oportunidad de pararles, en las elecciones europeas podemos conformar un parlamento de izquierdas, ahora que va a tener más poder que nunca y tenemos una gran número uno para ello.

Elena Valenciano es nuestra vicesecretaria general del PSOE, número dos, prueba de la importancia que tiene para nosotros estas elecciones. Os aseguro que es una luchadora, feminista, defensora de derechos y libertades y una mujer con las cosas muy claras. Lo que necesitamos en el parlamento europeo.

No vamos a callar (Con los ojos abiertos)

“O te callas o reconoces el mérito de la gente”. Este fue el titular de la convención del PP el pasado fin de semana, ¿el mensaje de Rajoy a la ciudadanía? Triste y desacertado. Varios días de convención y lo que más transciende es que Rajoy manda callar a Rubalcaba, no parece ser la respuesta a los problemas de millones de personas. Si analizamos la frase es claro que no va dirigida solo a Alfredo Pérez Rubalcaba, al PSOE, que nadie se equivoque porque se dirige a todo aquel que critique y se oponga a la labor de su gobierno. Un gobierno que mientras manda callar pone en marcha una intolerable ley de “represión ciudadana” y recorta derechos y libertades.

Ante tal declaración tan poco democrática: no vamos a callar. Ni los socialistas ni miles y miles de ciudadanos.

Y como muestra ante tan insolente petición, hoy quiero dedicar estas líneas a reconocer méritos para no callar.

Les reconozco, al propio Rajoy y su gobierno, al PP, que tienen entre sus méritos haber llevado a cabo el mayor engaño de nuestra historia democrática en el peor momento para los españoles: su programa electoral. Un programa incumplido desde el minuto cero tras tomar posesión.

En materia de empleo es de reconocer las dramáticas consecuencias de su reforma laboral: desde que gobierna Rajoy hay 1.056.312 afiliados menos a la seguridad social y 622.700 parados más. Una reforma hecha para facilitar el despido y eliminar derechos de los trabajadores que ha conseguido que haya más parados, pero no solo eso, también incluía medidas que han supuesto que los salarios hayan bajado un 10% en nuestro país desde su entrada en vigor. Eso para unos, para otros los sueldos suben y suben.

En educación tiene el mérito de haber puesto de acuerdo a todos los grupos del parlamento contra la ley de educación de Wert, la LOMCE. Una ley que será derogada en cuanto la mayoría parlamentaria lo permita. Tienen en su expediente el mérito de expulsar de la universidad a miles y miles de estudiantes tras recortar becas y modificar las condiciones para acceder a las mismas, las últimas las becas ERASMUS.

Le reconozco también el mérito de haber sido quien acabó por ley con la universalidad de la sanidad pública, dejando sin derecho a ella a inmigrantes y a los españoles que se marchan fuera, entre otros. Para la gran mayoría recortes en servicios, en la calidad de los mismos, y al mismo tiempo instauración del “repago” sanitario. La dependencia casi desaparecida de los presupuestos del estado, al tiempo que los afectados o esperan ayudas que nunca llegan o ven como recortan las que antes tenían. Muchos méritos sociales que seguro agradecerán las empresas de la sanidad privada.

También reconozco que es un gran mérito empujar a la ruina a decenas de miles de familias murcianas afectadas por la reforma eléctrica. Medidas aprobadas por el gobierno de Rajoy, con el voto de los diputados murcianos del PP, que afectan directamente a miles y miles murcianos.

Pero si hay que reconocer méritos es precisamente a los que no callan, no se resignan. Porque así también se cambia el rumbo de las políticas.

Un reconocimiento a todos los que han conseguido parar la privatización de la sanidad pública madrileña. A los que han formado parte de las mareas, a los profesionales sanitarios, a los movimientos sociales, a miles de ciudadanos y ciudadanas, y también a tantísimos compañeros socialistas en la Comunidad de Madrid que han estado luchando en la calle y en todas las instituciones madrileñas para parar tal atropello.

Pero no hace falta ir tan lejos para reconocer méritos importantes a la reivindicación social. En nuestra Región también a todas las mareas y movimientos sociales, también a las mujeres que el sábado defendimos nuestra libertad por no callar. Y, porque es gracias a la movilización social por lo que el PP y el gobierno de Rajoy está empezando a preocuparse por un asunto transcendental para nuestra región: la llegada del AVE y su soterramiento en la capital. Si conseguimos que se cumplan los convenios de 2006 que garantizaban el soterramiento será gracias a la movilización social. Sería una victoria para toda la ciudadanía pero impulsada por los vecinos que, semana tras semana, han luchado y defendido esta posición, a pesar de la falta de liderazgo y convencimiento de los gobiernos local, regional y nacional.

No nos callamos. No lo vamos a hacer ni los políticos de la oposición ni la ciudadanía, ¡faltaría más! Vamos a seguir denunciando los desmanes sociales que están cometiendo. Seguiremos proponiendo soluciones, alternativas económicas, porque somos muchos los que no aceptamos que ir hacia atrás sea la única solución. Esa es una solución para unos pocos, otros estaremos defendiendo soluciones justas para la mayoría.

Desacertada frase de Rajoy. Toda una llamada a seguir en la acción.

 

Sin commentarios

Comenta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies