Etiquetas

“Ni sanidad, ni educación, ni pensiones”

23 Sep “Ni sanidad, ni educación, ni pensiones”

Ni sanidad, ni educación, ni pensiones.

“Meteré la tijera a todo menos a pensiones, sanidad y educación”, son palabras de Mariano Rajoy muy poco antes de ser presidente del gobierno. Fue de las pocas cosas que afirmó, meridianamente claras, en campaña. Una vez en La Moncloa, el guión de la película que nos habían contado cambió por completo. Lo sabíamos, ya advertimos de que los cortos que estaban proyectando allí donde gobernaban eran como un tráiler, estábamos avisados.

Algunos dirigentes populares nos acusaron entonces, en campaña, de aplicar la estrategia del miedo, pero trascurrido el tiempo la acción del gobierno es lo que realmente está dando miedo. La realidad supera cualquier idea que hubiéramos podido imaginar en campaña.

De momento, el plan puesto en marcha supone dejar tirados a los que más necesitan del estado. Más de 40.000 personas han sido sacadas del sistema de dependencia. 600.000 fueron los niños a los que el gobierno dejó sin ayudas al estudio y para libros el año pasado, y 25.000 estudiantes vieron como les quitaban su beca. En materia de pensiones no solo las redujo y congeló -dependiendo del tipo de pensión- el año pasado, sino que ahora está “tocando” las pensiones del futuro. 33.000 millones de euros quieren “ahorrar” con la reforma de las pensiones que proponen. Miles de millones que son ahorrados a base de sustraerlos de las pensiones año tras año, pues mientras que el coste de la vida subirá las pensiones tendrán garantizado que solo lo harán un 0,25% al año, por lo tanto afectará a los pensionistas actuales en el corto plazo, pero no debemos perder de vista que el gran perjuicio llegará cuando los que ahora no lo somos accedamos a nuestra pensión dentro de años. Pasado, presente y futuro unidos por lo mismo, una gran mentira del Partido Popular que nos lastra en lo esencial.

Y cada día un nuevo golpe, precisamente en educación, en sanidad desde el primer día, ahora también en pensiones. Ayer conocíamos por el BOE, porque la ministra Mato en su última comparecencia no hizo mención alguna, que el gobierno ha aprobado un nuevo copago para los enfermos que reciben tratamiento y medicamentos en hospitales sin que estén ingresados. Hablamos de enfermos que sufren hepatitis, VIH, esclerosis múltiple o cáncer y que reciben tratamientos costosos. Una vuelta de tuerca más en la desigualdad en el acceso a la sanidad, un nuevo paso hacia la injusticia social.

Alguien podría resignarse, pensando que son “sacrificios” para salir de la crisis, asumidos por un gobierno que quiere conseguir alcanzar el crecimiento económico y la creación de empleo cueste lo que cueste, dándole igual en qué condiciones estaremos, desde un punto de vista social, al final del camino. Pero dudo profundamente que estas medidas sean solo daños colaterales, dudo que para el gobierno, para el partido popular, el cómo sea solo un condicionante y no sea un fin en sí mismo.

Y es que al tiempo que ellos toman medidas que debilitan los servicios públicos “para salir de la crisis” también están allanando el camino a la sanidad privada, se fomenta la educación privada, tanto básica como superior, y, ahora, la reforma de las pensiones que plantean que hará que los que puedan, ante el miedo de perder poder adquisitivo, contraten planes de pensiones privados. Después de que la especulación urbanística se viniera abajo con la crisis hay que encontrar sustitutos, y qué mejor que especular con la tranquilidad de la gente respecto a su futuro, con el anhelado retiro dorado tras una vida de trabajo, o hacerlo con su salud y la de los suyos, y cómo no, con las esperanzas de dar a nuestro hijos un futuro mejor a través de la formación.

Las reformas no son tales, son contrarreformas y retrocesos. La derecha ha emprendido un camino ideológico hacia el fin del modelo social basado en la solidaridad y en la igualdad de oportunidades y de derechos con la excusa de la crisis. Me preocupa profundamente lo que supone cada una de estas medidas por los que sufren hoy pero, sobre todo, por las generaciones más jóvenes y por los que vendrán después de nosotros.

Artículo publicado en el diario La Verdad de Murcia en la sección “Con los ojos abiertos”.

 

Sin commentarios

Comenta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies