Etiquetas

Tras los derechos, retroceso en libertades

18 Dic Tras los derechos, retroceso en libertades

Artículo publicado en La Verdad de Murcia. Con los ojos abiertos

Con diciembre llegan los últimos días del año. Un año lleno de momentos muy duros para demasiadas personas que siguen sufriendo la crisis económica y las cada vez menos ayudas sociales cuando más se necesitan.

Con la crisis como excusa el PP ha recortado derechos sociales. Más allá de las restricciones económicas impuestas por la situación financiera, detrás de cada decisión política se encuentra claramente la ideología. Eran y siguen siendo decisiones que el gobierno del PP tomaba convencido de su objetivo: cambiar el modelo social de nuestro país con menos protección, más desigualdad y menos derechos.

Ahora, con la excusa de la seguridad, el gobierno del PP recorta las libertades políticas y civiles. Otra demostración más de que lo que afirmo es cierto; el problema no es sólo la economía es, sobre todo, la ideología.

Lo que el Gobierno vende como avances son clarísimamente retrocesos. Lo que unos llaman Ley de Seguridad Ciudadana una gran mayoría calificamos, sin paliativos, como Ley Mordaza. No se trata de un eslogan publicitario ni de un ejercicio de intensidad verbal para aumentar el impacto en la crítica. Esta ley supone un gran recorte de derechos y libertades que pretendo explicar, por su gravedad.

La ley de seguridad ciudadana, que acaba de pasar el primer trámite en el congreso con el único apoyo del PP, impone fuertes sanciones al margen del control judicial inmediato, contra acciones en el ejercicio de derechos fundamentales, limitando libertades consagradas en la Constitución Española y en Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea.

leymordaza-psoe 2

Limita el derecho de reunión. Limita la tutela judicial efectiva, al obligar a los sancionados a agotar la vía administrativa antes de recurrir a la jurisdicción contenciosa-administrativa, obligando al pago de las altas tasas judiciales, impuestas por la reforma judicial del gobierno del PP y que no existen en el procedimiento penal. Y recorta el principio de proporcionalidad en los delitos y en las penas, pues estas conductas antes recaían en el ámbito penal, mucho más garantista. Y no parece suficiente, el gobierno ya ha planteado otra reforma que coarta libertades y derechos respecto de la vida privada, pues, por ejemplo, proponen que se puedan ordenar escuchas y registros policiales sin previa autorización judicial.

La ley mordaza es desproporcionada también por el aumento de las cuantías de las multas, castigando más y con menos garantías las conductas críticas. Con esta ley se podrá castigar con hasta 30.000 euros una manifestación para impedir un desahucio, se podrá multar a quien difunda imágenes de antidisturbios golpeando sin necesidad a manifestantes o se considerará una amenaza a la seguridad ciudadana negarse a mostrar el DNI. Además, quienes participen en una manifestación espontánea, no notificada previamente a la Delegación del Gobierno –cosa que ocurre en un alto porcentaje- también podrán ser multados.

No existe una demanda social para una norma absolutamente innecesaria. A pesar de la dureza de la crisis social y económica, de la desafección política y de la forma de ejercer el poder el PP, nuestro país ha demostrado una inmensa capacidad de aguante social, de protesta pacífica y de respeto a la libertad. El Gobierno teme la contestación social a sus políticas. Imponiendo este recorte de derechos políticos y civiles recogidos en la Constitución se busca un retorno al Estado policial, colocando a la ciudadanía que protesta bajo sospecha.

En definitiva una ley retrógrada, una ley propia de otra época más oscura y predemocrática. El gobierno debe retirar la Ley Mordaza. Desde el PSOE la vamos a combatir, durante el trámite parlamentario pendiente, en las instituciones europeas y en los tribunales. Y, por supuesto, vamos a derogar la ley en cuanto volvamos a gobernar.

Por mucho que al gobierno le molesten las protestas en la calle no son el problema. El problema es el fraude electoral masivo de Rajoy. El problema son las medidas antisociales que han impulsado. El problema es su forma antisistema de ejercer el poder.

Si el PP quiere frenar las protestas le invito a dejar de engañar a la ciudadanía semana tras semana en el consejo de ministros, les invito a ejercer el poder con responsabilidad, dando cuentas democráticas y poniendo en valor el parlamentarismo, la confrontación de ideas y el acuerdo. Les invito a rectificar y a retirar la Ley Mordaza.

Pedro Sánchez preguntó al Presidente del gobierno por la Ley Mordaza en la Sesión de Control al gobierno

1Comentario

Comenta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies