Etiquetas

Jueves Negro

20 May Jueves Negro

Os dejo un nuevo artículo de la sección “con los ojos abiertos”.. es muy grave lo que el PP está aprobando cada viernes contra el bienestar de los españoles.. unos minutos de reflexión…

Jueves negro para los españoles.

Demasiado grave lo que está sucediendo. Demasiado grave lo que está haciendo el gobierno del Partido Popular con nuestro país; también la ausencia de explicaciones, el engaño a la ciudadanía, la falta de soluciones. Demasiado grave para no ser conscientes, para que pase desapercibido.

La frase: “lo que iba mal va peor, lo que iba bien va mal” refleja a la perfección la situación actual. Muy lejos queda ya la esperanza de la prometida confianza que generaría el nuevo gobierno de derechas cuando la prima de riesgo supera, por primera vez, el nivel de los 500 puntos, hasta el máximo histórico, y, desgraciadamente, las previsiones para los próximos años son cada vez peores para nuestro país. Claros ejemplos de que lo que estaba mal va a peor.

Es tan grande la angustia social existente por la situación económica y la falta de esperanza que la aprovechan para ir contra todo lo público, sin fundamento alguno, tenga que ver con la crisis o no, retrocediendo en conquistas sociales históricas.

Ayer fue un jueves negro, un paso atrás de décadas para los españoles. Los decretos aprobados suponen una contrarreforma en toda regla del Estado social y democrático. Se trata de decretos que recortan prestaciones y calidad como nunca antes en nuestros sistemas educativo y sanitario, y que terminan con la pluralidad en los medios de comunicación públicos. Decretos elaborados y aprobados sin negociación ni dialogo institucional, político o social. En una combinación de prepotencia y autoritarismo, se niegan, una y otra vez, a la mano tendida a pactos en los temas importantes para nuestro país que son capitales para los ciudadanos.

Con el decretazo apoyado ayer tan solo por el PP pasamos de un sistema basado en la cobertura universal del mejor Sistema Nacional de Salud de la democracia y del mundo, cuyas bases sentó Ernest Lluch, a un sistema que vincula el derecho a la atención sanitaria al aseguramiento, en la división entre titulares y beneficiarios y, por supuesto, en no beneficiarios.

El nuevo modelo sanitario es excluyente con colectivos como los mayores de 26 años que no hayan accedido a su primer empleo, pueden no tener derecho a asistencia sanitaria gratuita; muy adecuado para el momento económico y social que vivimos. Los jóvenes ahora tendrán que poder acreditar que no superan el límite de ingresos que fijará el gobierno más adelante, en cuyo caso tendrán que pedir la tarjeta sanitaria para que se les conceda. También se excluye a los inmigrantes sin papeles de la atención sanitaria que no sea la de urgencias, embarazo, parto y post-parto y menores de 18 años. Medida de escaso ahorro e ineficaz, ya que ahora las gripes y otras enfermedades en vez de atajarse de forma temprana se tratarán en urgencias y en estado más avanzado. Con el agravante de que la exclusión de colectivos supone graves riesgos reales para la salud pública.

El jueves negro también instaura el copago farmacéutico para los pensionistas. No se trata de que solo paguen 8 euros al mes, sino que tendrán que adelantar el 10% del total del coste de los medicamentos que consuman, y su Consejería de Sanidad le reintegrará tras unos meses la cantidad que exceda de 8 € mensuales tras un engorroso proceso de reintegro de gastos. Inasumible para demasiados pensionistas.

Me preocupa que la ciudadanía no sea consciente de los cambios de fondo que están imponiendo, del retroceso que suponen sus medidas y decretazos. Es imprescindible dedicar algo de tiempo a saber lo que nos jugamos con cada recorte, a reflexionar sobre lo que supone para la vida de cada persona.

Todos estos recortes son un cambio radical en el modelo sanitario, tanto para acceder a las medicinas como a los servicios, un retroceso tremendo para la justicia social y la igualdad entre ciudadanos. Seamos conscientes de que la derecha está aprovechando la crisis para terminar con la universalidad de la sanidad pública, por la que tanto se luchó en este país. No es la crisis lo que les lleva a terminar con un sistema sostenible que es de los mejores y más eficientes de toda Europa. Buen ejemplo de lo que iba bien que ahora va mal.

No nos podemos resignar.

 

María González Veracruz

 

 

Sin commentarios

Comenta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies