Etiquetas

Al Pan, Pan y al Vino, Vino y… al rescate?

20 Jun Al Pan, Pan y al Vino, Vino y… al rescate?

El PP de la “Ley de Transparencia“,

del “al pan, pan y al vino, vino“..

nos informa de que no habrá Debate del EStado de la NAción… precisamente este año… No comment!.

 

Para los que tenéis inquietud por saber qué hacemos los políticos, os dejo el artículo que escribo quincenalmente en la Verdad, en la sección Con los Ojos Abiertos, en la Región de Murcia:

Al pan, pan y al vino, vino y… ¿al rescate?

El rescate del sistema financiero ha sido una mala noticia para nuestro país. Con mucho esfuerzo el gobierno socialista lo evitó y han bastado seis meses para que Rajoy nos haya conducido hasta él. Sería de necios negar que el Gobierno de Rajoy se encontró una mala situación, pero en la misma realidad se encuentra que tras seis meses de gobierno del PP la situación no ha hecho más que empeorar notablemente; no hay precedentes en la desconfianza y tensión que existe a día de hoy sobre nuestro país.

Cuando el PP prometía confianza y estabilidad en la campaña electoral no creo que se refiriera a la crisis de Bankia, gestionada por ellos desde el principio (Caja Madrid, Bancaja; Rato, Blesa, Aguirre y Camps). Tampoco genera confianza que Rajoy nos mienta a los españoles, sostuvo que él había presionado para conseguir la “línea de crédito” a las entidades financieras, el rescate, y hoy sabemos que fue todo lo contrario, se resistió, Barroso relató cómo le tuvo que convencer; afirmó que los 100.000 millones de euros no computarían nada como déficit y Eurostat lo desmiente. El resultado es tener la prima de riesgo en máximos históricos a pesar de que “ya todo estaba solucionado” y podíamos disfrutar de la Eurocopa.

No estamos ante la historia de un éxito, por mucho que lo quieran aparentar. No hay motivos para “celebrar la ayuda de nuestros vecinos” por mucho que insista Rajoy mientras los líderes europeos se indignan con España y nuestro gobierno. Este falso triunfalismo ha puesto a toda la eurozona en una situación complicada. Nuestra imagen nunca había sido tan mala. Es desagradable leer lo que ha dicho la prensa internacional sobre el gobierno de España por enmascarar el rescate.

Si hay que rescatar a los bancos con dinero público para evitar que colapse el sistema y arrastre los ahorros de los ciudadanos que lo hagan, pero que también se asegure el “rescate” a la ciudadanía que lo necesita. Garanticemos que los bancos cumplen con su función social, con los ciudadanos que tienen dificultades con las hipotecas, con los que han sido engañados y estafados con las preferentes y con la gente que solicita crédito y hasta ahora se lo han negado.

A falta de conocer los detalles del rescate – hasta el G-20 exige a España conocerlos- es poco creíble que no haya condiciones, tal y como afirman los miembros del gobierno, y es lo que realmente preocupa a la ciudadanía. No podemos permitirnos nuevos recortes, nos digan que tienen que ver o no con el rescate, y, desgraciadamente, parece que los habrá. Seguir recortando es ahogar aún más el crecimiento y desproteger a los ciudadanos. Recesión más ajustes desmesurados sólo nos llevará a mayores dificultades. Por eso nuestra insistencia desde julio pasado para que Europa cambie necesariamente de políticas, que introduzca políticas de crecimiento en la agenda.

Rajoy debe rectificar por el bien de nuestro país. También en su errática estrategia de comunicación que solo transmite más inseguridad e inestabilidad. Es incomprensible que el día más crucial desde el estallido de la crisis, la jornada en la que se anunciaba el rescate, el presidente de nuestro país decidiera dejar de serlo. Rajoy decidió incumplir sus obligaciones como presidente de nuestro país: dar explicaciones ante una situación de extrema importancia y excepcional, ejercer su supuesto liderazgo.

La actuación y comunicación del Gobierno en el caso del rescate ha sido criticada a nivel internacional de forma unánime. Nadie comprende el hecho de negar hasta el último momento la posibilidad de pedirlo, mucho menos si como afirma el Gobierno, formaba parte de “su plan”. Rajoy ha decidido sumar al resto de incumplimientos electorales otro más, lejos quedó aquella promesa de “llamar al pan, pan y al vino, vino”.

Es España lo que está en juego y las torpezas del gobierno de Rajoy las podemos pagar demasiado caras. La forma y el fondo con que han afrontado los acontecimientos de las últimas semanas muestran a un gobierno sobrepasado por la situación. Estaremos siempre con España, un gran país que es capaz de superar los peores momentos de nuestra historia reciente, pero sobre todo estaremos con la ciudadanía y enfrente de nuevas condiciones que empeoren su situación.

María González Veracruz

 

Sin commentarios

Comenta

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies